Redención sin Encarnación/Expiación

Amigos!

Les dejo una pregunta que me llegó. Ando en busca de las diferentes maneras de abordar la interrogante:

Si Dios es Todopoderoso, ¿por qué no perdonar directamente al ser humano de su maldad si éste se arrepiente, en vez de que Dios se hiciera ser humano en Jesús para morir en la cruz?

(En todo caso, ¿sería esta la mejor manera de plantear la pregunta?).

Slds!

Hola @nicolas.fda84!

Creo que es una pregunta válida. Es como esas veces en las que alguien pregunta “si Dios es todopoderoso ¿podría crear una roca tan pesada que no pueda cargar?”. La respuesta a tal pregunta no se puede formular porque la pregunta en sí misma contiene una contradicción lógica.

En la pregunta que postulas no hay una contradicción lógica, pero sí le falta unas piezas a considerar. Dios es un ser y como tal tiene características, y todas ellas coexisten en perfecta armonía y sin contradicción. Por ello, el que sea Todopoderoso debe ir acorde a su Misericordia, Justicia, Santidad, Amor, etc.

Entonces ¿Dios tiene el poder para perdonar sin tener que enviar a Jesús? Sí. La pregunta ahora es ¿por qué entonces no lo hizo así? Pues si lo hacía así hubiera dejado de ser justo. ¿Cómo es eso? Pues si cualquier juez terrenal dijera a un asesino “tengo el poder de dejarte libre y lo haré porque soy muy amoroso y misericordioso”, de inmediato los familiares de la víctima se levantarían gritando una sola cosa: “¡Injusticia!”.

De la misma manera, Dios no podía perdonar nuestra falta sin exigir una restitución por el grave delito de rechazarlo y abrazar la maldad. No es que Dios le tenga que rendir cuentas a una tercera parte que lo pueda tildar de injusto, sino que su misma naturaleza es de justicia y no puede negarse a sí mismo.

Ahora, Dios no tenía que salvarnos, Él bien podía ejercer su justicia y condenar a toda la humanidad al castigo eterno (tal cómo hizo con los ángeles caídos), pero Él decidió ejercer su misericordia. Y al ser Todo-sabio, Él la aplicó sin perjuicio de su Justicia y Santidad: un humano debía cancelar la deuda que existía contra nuestra raza entera. Dios entre toda la humanidad no halló “ni aún uno”, porque nadie buscaba el bien. Tampoco Dios pudo crear a un nuevo humano para pagar la culpa del resto porque hubiera sido cruel al crear a alguien para pagar la culpa de un tercero para Su propia satisfacción. Por eso Dios mismo se entregó para “llevar sobre sus hombros nuestras cargas” y para que “el castigo por nuestra paz cayera sobre Él”.

Jesús, el eterno Dios Hijo, se encarnó como humano para pagar la eterna condena de una raza caída y desviada que se adquirió por romper la eterna y buena ley del eterno y buen Dios.

Es por eso que Jesús declara que solo Él es la puerta y el camino al Padre. Fuera de Él no hay nadie que pueda cumplir los requisitos para salvar a la humanidad. Y es así que todo aquel que cree le da acceso al gratuito perdón para salvación.

Y lo más maravilloso (como si no fuera poco) es que no solo se contentó con limpiarnos de nuestra maldad (porque bien nos hubieramos podido quedar como “humanos perdonados” y ya), sino que en su grandeza nos adoptó como hijos y nos ha hecho coherederos con el Hijo, nos llena de bendiciones y nos promete cosas sin igual. No tenemos a un Dios que hace las cosas aleatoriamente, sino a un Dios rico en misericordia y coherente en sus acciones, un Dios bueno que desea que nos acerquemos a Él, reconozcamos nuestras faltas y le llamemos en confianza: Padre.

1 Like

Hola @Renzo.DG !

Gracias por la respuesta! Muy clara.

Slds!

1 Like